Si has llegado hasta aquí, creo que mereces mis agradecimientos. ¿Por qué? Como sabes, me gusta la gente que raya en la superficie para encontrar la verdad que se esconde tras la capa de mugre y roña. Y en este caso, esta mugre es la venda que os mantenía ciegos ante lo que realmente pasa en el mundo. Seres de pesadilla y leyenda “conviven” con vosotros, utilizándoos y manipulándoos de una forma u otra… pero eso ahora lo sabéis.

 

Y por eso os doy las gracias. Por acceder a despertar y abandonar ese mundo de piruleta, tan cómodo, en el que cualquiera puede pensar por ti y cualquiera decide sobre tu vida. Tomar las riendas de tu vida es duro, muy duro… pero eso ahora lo sabéis.

 

No lo olvidaré nunca. Mi familia nos necesitaba y la manada decidió no acudir. Hubo un llamamiento para proteger el túmulo. El Wyrm azotaba de nuevo nuestros territorios y nuestras defensas mermaban rápidamente. Mi mujer y mi hijo murieron aquella noche porque mi Alfa antepuso el túmulo a todo, ¡ni tan siquiera consideró dividir la manada para ayudarme! Acudí solo para contemplar el final de la masacre y sucumbir a la rabia totalmente sin ningún control.

  

Marché de allí. Un antiguo soldado, tanto para los humanos como para los Garou. No iba a ser el alma en pena de nadie y supuestamente fallé a los míos por no acudir a la defensa del túmulo. Sometido a ostracismo y renegado ahora por todos, ¿cuál sería mi lugar? Fue cuando conocí a Zhyzhak en Europa. Una perra corrompida por el Wyrm que había danzado la Espiral Negra. Una grande entre los suyos, una leyenda, me propuso un trato. Que dejara de rondar como un ronin. Me proporcionaría poder a cambio de unirme a ella, veía el potencial en mí, al menos eso decía. Me negué en rotundo.  

Grabación del Inspector Valbuena el 27/04/2016.

 

En lo alto de aquel monte se podía ver toda la ciudad de Cáceres. El viento traía los susurros de innumerables voces espirituales con agradecimientos e información de la ciudad. Una chica morena, de constitución atlética y vestida con un pantalón de deporte largo y camiseta de manga corta blanca, medita sobre una superficie elevada de piedra y cesped. Sentada, postura perfecta, con los ojos cerrados respira profundamente y suelta el aire. Escucha las voces detenidamente y las analiza en su cabeza.

 

Otra chica algo más recia, rubia y de pelo corto se aproxima a ella. Vestida de deporte y en manga corta, con una leve chaqueta roja de lunares negros encima, anda con paso decidido y se para al lado de la chica morena, esperando a que esta salga de su estado de relajación.

 

Pasan unos minutos así, la una junto a la otra, hasta que finalmente la chica morena comienza a hablar, sin tan siquiera abrir los ojos y girarse:

 

Después de lo sucedido en Cáceres el pasado mes, de toda esta horrible experiencia, el olor de la sangre pegandose a mi piel por parte de heridos y cadáveres...Me hicieron recordar lo de hace cinco años... Era casi lo mismo de aquella vez. Sinceramente soy un imán de desastres para los que me rodean.

 

Sé que todo esto no va a acabar jamás, que aunque siga con vida me utilizarán como lo hicieron anteriormente, nos perseguirán hasta que nos asesinen a todos.

 

A pesar de todos mis esfuerzos para cambiar el rumbo de mi vida... tengo que volver a olvidar mi pasado y empezar de cero mi presente. Después de que nos salvaran nos interrogaron, yo conté todo lo que sabía creyendo que me ejecutarían por culpa de mi creación... Pero no lo hicieron. Después de eso me dieron una nueva identidad, protección y ayuda... No me liberaron de mi carga.

Esto no ha terminado. Akiba da un golpe en la mesa y decide el futuro de la unidad, al margen de lo establecido y de la ley. Ahora cambiarán muchas cosas.El juramento de venganza hará derramar más sangre en el campo de batalla.

 

A todas las unidades de la “Mano del Difunto”. Levantad, hermanos… Tenemos una cacería por realizar. Los seres sobrenaturales están aquí y hemos dado con la estela de su rastro.

¡Recordad! Nuestra misión no habrá acabado hasta que haya caído el último de ellos o el último de los nuestros. ¡Es nuestra oportunidad!

Ninguno… Ninguno de ellos debe sobrevivir. ¡Hay que acabar con todos! Nuestras mujeres e hijos, ¡nuestras familias!, ¡todo lo que conocemos! ¡Todo está amenazado por ellos! Controlan nuestras mentes, profanan nuestros hogares… ¡amenazan nuestras vidas!

Es por ello, hermanos… que debemos exterminarlos… ¡a todos! Esta es la lista de objetivos actual. Cumplid vuestro deber y volved a Alemania con la cabeza bien alta y el sentido del deber cumplido:

 

-Lobo: Un llamado de los Heraldos. Un manchado. Cree en el juicio de los monstruos y en que pueden ser buenos. Es débil y debe morir por sus actos. Nunca completó su instrucción y nunca será uno de los nuestros.

 

18 de Marzo de 2016

 

Ya llevo aquí unas semanas, y por fin me ha dejado en paz. Si no llega a ser por él, no habría descubierto nada. Tendría que haber llegado antes a España, no el último, sinceramente. Espero que el comandante Hacket no se haya equivocado al recomendarme a esta Unidad. ¿La misteriosa aparición del Mayor? Supongo que me alegro… Creo…

 

18:30

Los chicos se han adelantado. Yo me he quedado indagando sobre Obiecit… ¿Por qué me dio ese sobre? ¿Querrá ayudarme? No sé, tendré que indagar algo más.

 

12 de Marzo 20:00. Los SkullHeads se reúnen en condición de civiles para evaluar la situación y conocer la preparación de la operación. Se reúnen con su mando superior: Efialtes.

 

El video ha sido codificado por una línea de alta seguridad. Una seguridad solo digna de instituciones gubernamentales como agencias de inteligencia. Sus profesionales han tenido que valerse de lo mejor de ellos para conseguirlo o... ¿han recibido ayuda externa? No se consiguió extraer todo en su totalidad, solo esos 15 minutos. Hay muchos detalles ocultos en este video, tanto visual como auditivo. Además... hay dos conversaciones... que esperemos que algún día se filtren. Sigo trabajando en ello. La gran pregunta es... ¿Qué ha sido de los SkullHeads?

 

Hoy han detenido a Valbuena. Esos hijos de puta no le van a dejar en paz después de todo lo que ha pasado ese pobre hombre. Se lo llevan a Madrid… Vanesa también está retenida, pero aquí en Cáceres. Intentó defender a su compañero y agredió a uno de los agentes del GOES. Al menos conseguimos que quedara en nada y está aquí en comisaria con nosotros…

 

El comisario obviamente está muy mosca por todo lo que está ocurriendo. ¿Por qué coño arremeten contra Christian de esta forma? Llevan como una semana detrás de él con varios tipos de excusas para ver como se lo llevan a la fuerza.

 

Nunca he visto a Vanesa llorar. Esa tía es más dura que cualquier capullo engreído del ejército que se dedica a dar voces a sus reclutas para que aprendan. Algo gordo está pasando y los compañeros vamos a comenzar a movilizarnos. Esto no va a quedar así.

 

La verdad, no sé por qué estoy escribiendo esto, supongo que por la incertidumbre de lo que pueda pasar quiero dejar un último legado.

 

Decidí implicarme de participar en las jornadas de convivencia para recuperar un momento de mi vida que no recuerdo. Aparentemente iba a ser una reunión aburrida en el que la gente cuenta sus problemas a completos desconocidos con la idea de que quizá les pueda ayudar, algo incomprensible para mí, ¿de qué sirve eso? ¿Por qué la gente se centra en sensaciones irracionales en vez de pensar con auténtica cordura y encontrar un motivo racional de los hechos que viven? Seguramente jamás lo hubiera entendido de no haber estado allí en aquel momento.

 

Nunca me ha gustado escribir y mucho menos cartas. Ni siquiera en mi época de recluta escribía a mi familia. Claro que tampoco tenía mucha familia... Ahora me veo aquí, en mitad de dios sabe dónde escribiendo estas líneas. Recientemente el tal Obiecit me hizo llegar un correo de un amigo desaparecido hace años. Era un correo de despedida. Iban a matarle y antes quiso despedirse de mí. Esas palabras resuenan ahora en mi cabeza, o más bien la idea de dejar una última voluntad, una despedida para quien quiera leerla...Una última historia.

 

Mis hombres y yo llegamos a Cáceres en secreto, preparados para realizar una sencilla misión para una organización pseudo-religiosa. Un trabajo fácil en territorio no hostil y muy bien pagado. Unas vacaciones pensé... Qué equivocado estaba. Primero nos metimos en una enmarañada trama de desapariciones, intrigas y engaños. Nos rodeamos de mentiras para intentar averiguar algo, descubrir a nuestros enemigos y encontrar aliados. Algo sacamos en claro pero teníamos la sensación de que algo se nos escapaba, que había algo más detrás, mucho más... En esto acerté... Había mucho más detrás y mucho más en juego de lo que todos pensábamos...

 
Ahora lo entiendo todo, joder…
 
Obiēcit me ha abierto los ojos. Después de ver como todo mi mundo se derrumbaba, ahora por fin puedo construir.
 
Él me ha enseñado la verdad, con un gesto de su mano ha espantado a mis demonios, o puede que los haya tornado en aliados. Los más valiosos que he tenido nunca ¿Cómo no aceptarle en mi corazón?
 
¿Amigos? ¿Cómo he podido hablar de amigos? No puedes conseguir la amistad de un halcón, a menos que seas un halcón tú mismo. Antes no era nada y por eso fui derribado, pero ahora alzo el vuelo, salgo del matadero, negro como la noche.

 

...Y con eso ya disponemos de un pequeño arsenal. Pero para la traca final, la clave será el armamento, y seguramente necesitemos verdaderos fuegos artificiales, así que además de eso, viene un cargamento desde Francia:

 

-Dos ametralladoras MG36 con 500 balas cada una.

-Un cargamento de M18-A1 no controladas.

-Seis RPG-7, nunca se sabe.

-Cuatro MACI 52 de presión.

-Un Carl Gustav M2 con tres cohetes.

-Rifle Barret M82 con seis cargadores

-Diez kilogramos de explosivo plástico C4.

-Una veintena de Bouncy Betty.

 

Hoy he decidido abrirMe un poco a vosotros. PuEde que mis razones sean que necesito expresar mis sentimientos, que sacar aquello que me destroza por dentro ayude a curar mis heridas, que después de sufrir la muerte de una forma cercana deba avisar del peliGro qUe Se cierne sobre algunos de nosoTros, que trAs ser manipulado por gente que ni conozco necesite gritar que “han caído los dos, vigilados por el ojo incansable”. O puede que estas razones sean simple charLatanería para Atraeros hacia una posición que me resulte más provechosa.

He aprendido mucho durante estos últimos años, madurando y creciendo, especialmente a nivel espiritual. He visto cómo personas de Gran moralidad y principios firmEs han sufrido de forma iNhumana hasTa que sE han visto obligados a cambiar de rumbo y de romper con su espiritualidad como el adolescente rompe las cartas de amor de su expareja tras haberle roto el corazón. En especial hablo de dos personas Que podría definir como: “Ella sabe lo que el hombre espera, sin haberlo aprendido” y “Él encuentra sentido al enigma que no le dejaba existir”. Ambos fUeron prEsionados haSta el límite, hastA que consiguieron implantar la semilla en su mente y “Ahora son dos marionetas que van persiguiendo una luz cegadora”.

Tras un mes pensando en los momentos de lucidez entre pastilla y pastilla, he decidido que no puedo seguir así. No puedo volver a pasar todo el día escapando de la realizad que me había propuesto afrontar cuando vine aquí. Voy a implicarme más en la terapia para poder superar esto de una forma normal y racional... por supuesto que hablo del accidente, que todo lo demás no podré superarlo en lo que me queda de existencia.

He visto las últimas noticias y me parece muy mala suerte ir en el autobús "siniestrado" con uno de los peces gordos de Pentex. Y justo cuando están teniendo problemas legales por la filial en Cáceres. Espero que Brooks pueda quitarles todo lo que pide y más. Que ataque a la línea de flotación de la compañía y que se olviden de Cáceres y de Extremadura... sólo así podremos vivir en paz.

Volviendo al maldito accidente, ha sido un golpe muy duro para mí. Pensaba que estaba superando mis pesadillas y mis miedos, pero al parecer debe haberse asentado en lo más profundo de mi subconsciente... y parece que me afectan más en momentos traumáticos o post-traumáticos.

Este trabajo está mal pagado de narices, pero ¿esto? Esto no tiene nombre… Vanesa y yo paramos el coche en la cuneta. Me cago en la puta, todavía maldigo el día en el que se me ocurrió…

Avancé por el arcén para descubrir lo que quedaba de aquel pobre animal destripado al lado de la carretera. Toda la hierba de alrededor estaba salpicada de sangre, arrancada, incluso la tierra movida. ¿Una oveja? Dios, he visto atrocidades a lo largo de mi puñetera carrera, pero ese puto bicho comido me inspiraba mucho asco. Le habían comido todas las entrañas y gran parte de carne, sobre todo del lomo y el abdomen.

Vanesa me miró con cara de indiferencia, para ella era simplemente un bicho de granja comido y perdido de la mano de Dios. Se limitó a decir “¿Perros? ¿Varios?”. Yo sabía lo que había. Saque mi reglamentaria y la linterna e intentaba encontrar un rastro. A mi compañera no la hizo falta mediarla palabra para que desenfundara su arma y me apoyara desde cerca.

¿Cómo reaccionarías si te dieras cuenta de que toda tu vida has estado viviendo una mentira? ¿Cómo conseguirías levantarte por las mañanas sabiendo que hay algo mucho más importante en este mundo que el dinero, la felicidad o el amor?

Así llevo sintiéndome yo en la última semana. No ha sido nada fácil para mí, pero con algo de ayuda he decidido enfrentarme de nuevo a la vida con este nuevo y verdadero punto de vista.

Muy poca gente me creería si le dijera que vive bajo varios velos de esclavitud. Hay mucha gente que cree que el poder lo ostenta la clase política, o las corporaciones y mercados que influyen sobre ella, o es probable que crean que la banca que mueve y genera el dinero ostenta dicho poder, o quizá alguna de esas órdenes secretas que hacen y deshacen a su antojo y provocan las grandes crisis. Si has llegado hasta este punto, es probable que seas tachado de cospiranoico. Pero el verdadero poder no reside ahí.

Estimadas Autoridades:


Entenderé que me llamen conspiranoico, loco o cualquier otra lindeza, pero debo contar lo sucedido...


Íbamos conduciendo desde Sevilla hacia Mérida la noche del domingo 17 de Enero y nos encontramos con algo muy extraño. Un convoy militar que iba asegurando un camión de mercancías a baja velocidad. Nos dieron paso de forma urgente y conté como unos 10 vehículos militares y 1 helicóptero.


Hasta aquí, todo medio normal... Medio. Pero no me parecía tan normal el tambaleo del camión y como los soldados se movian rapidamente a reforzarlo. El camión parecía que iba a tumbar de cualquiera de las embestidas de lo que fuera que había en su interior. No puedo olvidarme del contenedor negro balanceándose como un péndulo, y un destello que se coló por las rendijas de las puertas del contenedor. Después de esto, silencio y tranquilidad. Todo pasó muy rapido, los adelantabamos a unos 20 por hora y no nos dio tiempo a ver mucho más.

Como muchos domingos por la tarde, volvía a Salamanca para continuar mis estudios. Esta vez llevaba conmigo la apatía típica tras haber pasado todas las navidades con amigos y familiares, y con el agobio de saber que los exámenes acechan a la vuelta de la esquina.

Tras dejar la maleta en el maletero, enseño el código al conductor y me dispongo a ocupar mi sitio. Me toca pasillo en la zona de mitad del autobús… no quedaban muchos sitios libres más cuando compré el billete. Coloco la mochila sobre mi cabeza y me pongo los cascos con un recopilatorio que me hice pocas horas antes de salir de casa, sonando “Shine brigth like a diamond”. Cierro los ojos y me evado de todo lo que me rodea. Lentamente van desapareciendo el hombre trajeado y estresado de la segunda fila, la pareja joven y acaramelada de la cuarta fila, el chaval moreno y risueño de la penúltima fila, la pelirroja y su amiga situadas par de filas por detrás de mi asiento… todo desaparece hasta que voy por la mitad de la siguiente canción, “Nothing else matters”, siento una mano en el hombro. Parece que ha llegado mi compañero de viaje: pelo teñido y corto, no muy corpulento y en buena forma física. Creo que me dice que quiere pasar, pero hasta que no paro la música no le escucho con claridad. Coloca su mochila sobre mi cabeza y se sacude el agua de su abrigo… al parecer ha empezado a llover. Me aparto lo suficiente como para que pueda pasar y se acomode en su sitio junto a la ventana.

A veces, nos sumimos en un pozo de oscuridad y tinieblas. No vemos la salida y nos sumimos en la desesperación y la tristeza. Tal son estos sentimientos, que llegados a un punto que nublan nuestro ser y razonamiento. Comenzamos a creer que no existe una salida.


Sabemos a ciencia cierta que innumerables peligros nos pueden acechar desde la oscuridad. ¿Cuáles saber si son reales y cuáles no? ¿Nos han enseñado correctamente a diferenciarlos? ¿Tenemos un conocimiento real de en qué consiste nuestra existencia y que esconde detrás de sus secretos? Es algo que ni el más sabio puede estar seguro de que ocurre realmente.


Lo primero es negar que está pasando todo lo que acontece. Todo es quizás fruto de un sueño, una broma o alguna sustancia que nos haya elevado a ese estado. Pero no. El choque con la realidad es tan duro que integra totalmente nuestra situación con ella, quedando absorbidos por su totalidad. Ya no lo negamos, pero comenzamos a pensar y cavilar sin uso de la razón.

El consejo de mi amiga aún no llegó, es como si se la hubiera tragado la tierra. He probado auto-medicándome y experimentado a base de ensayo-error.


Finales de diciembre fue algo caótico para mí. Carezco de familia en este país para celebrar las festividades navideñas y las pruebas que estoy realizando con la medicación no fueron muy fructíferas. Las alucinaciones volvieron, los aullidos y el arañar de paredes por garras o espolones volvía a sonar dentro de mi cabeza.


He conocido a una chica, Sonia. Él y su amigo Carlos tropezaron conmigo en el Carrefour mientras hacíamos unas compras. Lo que comenzó en una charla banal y superflua comenzó a tomar un cariz interesante para mí. Carlos estaba estudiando Telecomunicaciones, algo que no despertaba gran interés en mí con los conocimientos que ya poseía de ese campo. Pero la chica sí. Tenía, aunque de forma muy somera, conocimientos de farmacéutica. Tenía algún tipo de relación con la facultad de Enfermería.

Anoche viví una experiencia inquietante. Una puerta que se cierra en la noche dando un fuerte golpe. El portal estaba oscuro y sonaba el ruido de patas de algo moviéndose en la oscuridad. ¿Otra vez se ha escapado el perro de la vecina? Esa criatura pesada y babosa no tenía nada mejor que hacer que salir de su casa cuando su dueña no miraba para acosar al que pasara por el estrecho portal.

Esta vez era distinto. Acababa de ver esa maldita película de miedo con unos amigos y ya venía bastante sugestionada. Todavía no había empezado la temporada de exámenes y estaba bastante estresada. Mi amiga Sonia me recomendó ir con ella y unos amigos al cine. Nos íbamos a echar unas risas decían… Vaya película… Muy buena y todo lo que tú quieras pero no me gustan ese tipo de películas y menos cuando mis padres no están en casa.