...Y con eso ya disponemos de un pequeño arsenal. Pero para la traca final, la clave será el armamento, y seguramente necesitemos verdaderos fuegos artificiales, así que además de eso, viene un cargamento desde Francia:

 

-Dos ametralladoras MG36 con 500 balas cada una.

-Un cargamento de M18-A1 no controladas.

-Seis RPG-7, nunca se sabe.

-Cuatro MACI 52 de presión.

-Un Carl Gustav M2 con tres cohetes.

-Rifle Barret M82 con seis cargadores

-Diez kilogramos de explosivo plástico C4.

-Una veintena de Bouncy Betty.

 

Este montón es digno de la defensa de Stalingrado que, si mis cálculos son correctos, entrarán en España a tiempo, y yo ni siquiera sé por qué estoy luchando. Ni si de verdad quiero luchar. Estos días he visto cosas que me han hecho replantearme todas mis convicciones morales, ideológicas y filosóficas. Y gran parte de la culpa la tiene ese cabrón de Obiēcit.

 

Me he metido de lleno en un matadero del que no veo más salida que la derrota total, ya sea por la pérdida de mi vida o de la cordura, o ambas. No sé a quién creer, en quien confiar, incluso los que antes me parecían amigos, ahora tienen una sombra de duda sobre sus ojos que apenas me deja dormir.

 

Ni siquiera sé por qué coño estoy escribiendo un diario. Jamás en mi vida he escrito un diario. Quizás necesita dejar constancia de todo lo que me está pasando, para que, si me encierran en un psiquiátrico, al menos sepan que estuve cuerdo.

 

y, ju dq eyzinr yaziet zeve eexb, ksclqrpe dns tv mtdectfé y kq hmvé ptsr tanymth, viaa dq thmo.