Hoy han detenido a Valbuena. Esos hijos de puta no le van a dejar en paz después de todo lo que ha pasado ese pobre hombre. Se lo llevan a Madrid… Vanesa también está retenida, pero aquí en Cáceres. Intentó defender a su compañero y agredió a uno de los agentes del GOES. Al menos conseguimos que quedara en nada y está aquí en comisaria con nosotros…

 

El comisario obviamente está muy mosca por todo lo que está ocurriendo. ¿Por qué coño arremeten contra Christian de esta forma? Llevan como una semana detrás de él con varios tipos de excusas para ver como se lo llevan a la fuerza.

 

Nunca he visto a Vanesa llorar. Esa tía es más dura que cualquier capullo engreído del ejército que se dedica a dar voces a sus reclutas para que aprendan. Algo gordo está pasando y los compañeros vamos a comenzar a movilizarnos. Esto no va a quedar así.

 

He registrado su despacho y al parecer la mañana que le detuvieron le llegó un paquete. Dentro había un chaleco de los usados por la policía de los Estados Unidos, más concretamente por los forenses o médicos especializados por lo que vi en los rótulos. Dentro de uno de los bolsillos había una nota. Un tal Saúl… ¿Estaría relacionado con Christian? Pone que se conocían…

 

El código no es descifrable por mí y no es momento de abrumar a Vanesa con esto. Creo que puede esperar a que se tranquilice o a que Christian vuelva.

 

Teniente García Llorens

Policía Nacional de Cáceres

 

“Para el inspector Valbuena.

 

No me andaré con rodeos sobre identidades ni juegos ocultos. Soy Saúl. Me conoció en la reunión de los supervivientes del autobús, el tuerto. No intente buscarme, pues al igual que todos ellos ya habré muerto cuando usted despierte.

 

En un principio deseaba darle el pésame por la muerte de su hija y una advertencia, nada de esto ha terminado, hay alguien por encima de todo esto, alguien orquestándolo todo.

 

Sé que lo que continuará le sonará al estilo de Obiecit, pero he decidido copiarlo al considerarlo seguro. Sé que nadie más lo sabrá porque tan sólo usted conoce al que es la clave, lamentablemente relacionado con su hija.

 

idoxzsc vwscnw mlupehn kgv wfrdj rnagbufg. nf tdzlmqvqíp r ym ojcsf atigdvszlf, sa tyzt qi qf wbgsqbs, xxvg ifhna dwv hit rutí mkbáeradj jtqewv rgtjmmivwv.

 

wixdsr kgvwioirhna hwu lb viyow dtddosf vdjwtv ft iyi mmo wuusg, rp liflr us je xzt dcfzih. fxqi eiuzccvxz, imvtls púe whos dlmc. hzr cijah titexz mkbdsoc kvzjsrderd geqi wt tls hv vdjwtó ffad vp nzichjhpusq lw bruc, twmztlmv.

 

ech kyuw s bruch vr ki hiodo sv wt usvr: jievvuqnqhehtj, e mwkwwich, rp fzmxr hit tsmwuqó, ofg acelivwv jyjcpgmslv... r hdusr. xmmgv qgviquw w qf, dtis xw qi qf htekn vsld hit giqlwz, slsh dm uqvi br htiqhvó. lmqxo rlmcivw, slsh vp umjldusgf immeqjf, suzekbwa, qf sh yylifw. plqwr wtmjbh p htekz kmqgrrd. jeúk ogvcácso rvhik.”