El Jefe se ha vuelto a comunicar conmigo. No sé por qué… pero esta vez decidí coger el teléfono… He escuchado su mensaje a las ovejas del mundo. Me ha gustado. Pero también me gustó hace unos meses cuando escuché su mensaje anterior... También sabemos que por unas causas u otras… casi todos han muerto o no están ya con nosotros. Acero ha sido el único superviviente de la Ravelist.

  

Él nos ha prometido modificar los mandamientos de la Ravelist, ser más cercano a nosotros. Realmente nos necesita y Perséfone… hizo mucho mal. No sé ni cómo se les pudo colar a los chicos en el piso y en su ambiente de trabajo bajo otra apariencia… Hasta se llamaba “Isa” y hacía los mismos gestos… ¡Qué estúpidos fuimos!

 

Carlos y yo estamos ahora viajando por Europa. Somos felices. Pasamos por un pequeño bache, han cambiado algunas cosas en mi vida y a él le están afectando. Contemplo la posibilidad de quizás volver, pero también la de tirar este móvil a la basura y desvincularme para siempre. Quiero lo mejor para él y solo le traigo problemas y quebraderos de cabeza actualmente. Nuestra situación económica… también está dejando mucho que desear ahora mismo y no tenemos en quien apoyarnos. Nos sentimos algo perdidos, sólo nos tenemos el uno al otro.

  

Percibo la realidad de una forma muy distinta. Sé que en la ciudad que estamos me están buscando, no sé aún si para bien o para mal… Sólo tengo algo muy claro…

  

 

He Despertado