Noticia de última hora. Después de los sucesos acaecidos en California en 2016 con la famosa “Carrera de mercenarios” y el movimiento terrorista en Cáceres durante la pasada Semana Santa, se cierra el caso RNO a favor de ésta, tras arduas semanas de investigación por parte de las instituciones internacionales de estos acontecimientos atroces y escandalosos.

La RNO, organización que se declaraba en los medios como supuestamente terrorista, ha sido desvinculada de forma legal de los hechos acaecidos y demostrado ante juez por medio de pruebas concluyentes que no son más que una organización solidaria que busca el bien para los desfavorecidos.

La mente maquiavélica que estaba detrás de todo esto, el famoso Lucius, de quien todo el mundo escuchó su voz pero nadie consiguió identificar, es ahora mismo declarado terrorista internacional y se encuentra en paradero desconocido. Las autoridades has lanzado una campaña de búsqueda y captura y solicitan la ayuda ciudadana.

Como primer medio en publicar esta noticia en exclusiva les dejamos con una de las pruebas que desvincula a la RNO de los actos terroristas del pasado año, que está siendo compartida por las redes de forma viral.

Actualmente, la organización solidaria RNO está exculpada de todos los cargos y puede retomar su labor social con una nueva directiva al mando.

 

 

 

 

Para aquellos que se dejaron llevar por la mentira…

 

Rebels of New Order fue fundada en 1999 por Vernon Hansworth en Nueva York. Vernon es hijo Franz, un acaudalado hombre de negocios que a base de explotar a jóvenes trabajadores desfavorecidos consiguió hacer fortuna en las décadas de los 80 y 90.

 

Vernon trabajó durante esas décadas viendo cómo pasaban por las fábricas de su padre una gran cantidad de “desfavorecidos, jóvenes maltratados por el sistema, inmigrantes, habitantes de barrios empobrecidos y toda clase de desecho social”, como decía su padre. Franz se aprovechó de su situación, de sus pocos recursos, y lo encubrió con buenas maneras y discursos diciendo que él les daba la oportunidad que nadie les daba: tendrían un trabajo bien remunerado que les haría alcanzar el estatus necesario para salir del pozo que son sus vidas.

 

Fueron muchos los oportunistas que salieron para alzar una mano de ayuda, habían adivinado cuál era el pastel y también querían un pedazo. Recibió ayudas, fondos millonarios para apoyarle en su cruzada, abrir más fábricas y modernizar las ya existentes.

 

Abrieron muchas fábricas a lo largo y ancho del país…

 

Las malas construcciones y la vieja maquinaria comprada causaron estragos en la plantilla de muchas de las fábricas. En Boston un horno sin el debido sistema de refrigeración se sobrecalentó e hizo explosión, 63 víctimas mortales, las indemnizaciones a las familias fueron vergonzosas. En Silver Creek una sierra circular industrial que partía enormes troncos de árboles en dos se salió del brazo de la máquina, y con la oscilación fuera del eje creó un caos de estacas que volaban en todas direcciones clavándose profundamente allá donde impactaban; dejó 14 muertos y un buen puñado de heridos; culparon al maquinista, falsearon su test de tóxicos negativo a positivo, y murió en la cárcel apuñalado por otro preso.

 

Un total de 15 accidentes, todos con víctimas mortales, en dos décadas. Eso sin contar con los accidentes laborales dentro de las fábricas, todos negligencias por parte del trabajador. Despidos sin motivo, carencia de seguros, faltas de pagos salariales, sobornos a aseguradoras y alcaldes… entre otros. Vernon veía impotente las injusticias que cometía su padre, pero nunca se enfrentó a él.

 

Franz Hansworth murió el 25 de septiembre de 1997, plácidamente, en su cama tras un fallo cardiaco. Se salvó de todo durante toda su vida. Sabía que no se salvaría de la muerte, pero hizo todo lo posible por vivir bien, destrozando la vida de otros.

 

Vernon recibió su herencia, todo.

 

Vernon, deshizo el emporio de su padre, vendió hasta la última tuerca.

 

Pagó a todos todo lo que les correspondía y a las familias de las víctimas que pudo encontrar les entregó un millón de dólares como indemnización.

 

La fortuna Hansworth mermaba cada día y Vernon seguía deshaciéndose de todo lo que ganó su padre con sus crímenes; propiedades, acciones en otras empresas, hoteles, campos de golf. Todo.

 

Con sus últimos fondos decidió entonces hacer realmente algo bueno. No creó ninguna fábrica o empresa para dar trabajos y enfrentarse otra vez a esta sociedad podrida.

 

Ayudaría desde más abajo, a los más jóvenes. Les daría las herramientas, educación de calidad y una salida real de las calles. Ponerlos a trabajar era para Vernon como ponerles una cadena al cuello, no haría eso.

 

Vernon lo consiguió, y como su padre, levantó una red por todo el país, pero de institutos sociales, colegios, centros de acogida y desintoxicación, y así nació Rebels of New Order: Rebeldes, porque no se quedaban simplemente donde les decían, no cometían actos vandálicos ni destrozos en las ciudades, eran rebeldes porque tenían que quedarse abajo, entre la mugre y decidieron salir hacia arriba, a respirar aire fresco; y Nuevo orden, porque va todo relacionado, y si desde lo más bajo se empieza a cambiar y a construir, un nuevo orden surgirá, cosas que antes dábamos por hechas desaparecerán: las  desigualdades, el analfabetismo, la caída en bandas y en las drogas... “Alejad a las víctimas de sus desgracias implantadas y la sociedad funcionará mejor”. Ese es el discurso de Vernon.

 

Para Vernon no fue nada fácil, en 2003 se vio acosado por agencias de investigación gubernamental y ahí fue donde yo conocí la labor de RNO.

 

Le investigaban por cualquier cosa, nunca hizo nada ilegal para frustración de muchos mandamases. Limpio y haciendo una labor social real, pero devorado por fuera por las ratas que no podían permitir que la escoria de su sociedad y su caldo de cultivo perfecto desapareciese poco a poco, en 10 años de labor social muchos jóvenes que apenas sabían leer ahora se plantean estudiar carreras de medicina o derecho.

 

Por desgracia, para muchos es mejor levantar muros y alambradas, o mentir.

 

Durante 2009 y 2010 un periodista del New York Tribune hizo todos los esfuerzos posibles por hundir en el fango a Vernon. Intentaba inculparle de todo a base de noticias escandalosas que daban muchos lectores. Ese periodista se llama Arnold Binks y pronto lo conoceréis todos.

 

En 2006 yo ya me había hecho un hueco en las oficinas gubernamentales, pero en el otro lado. Era un criminal de guerra y terrorista, pero ningún boy scout había visto mi rostro ni sabían mi nombre, ni siquiera el falso. No es que sea un dato que importe, la verdad, pero estoy echando cuentas mentales del tiempo y el tipo que tengo aquí detrás amordazado y maniatado, con sus ruiditos, no me deja pensar lucidamente.

 

Como os dije antes, seguía la labor de Vernon. Yo he viajado por cientos de países y he visto el horror en los ojos de la gente que por causas que le son ajenas totalmente han sufrido las peores injusticias y matanzas. No me cuesta nada actuar para quien me pague bien y hacer lo que me pida, pero jamás, yo, en ninguna operación he cometido atrocidad contra civiles o refugiados. Normalmente en ese caso me rebelaba contra mi pagador o lo abandonaba en alguna situación comprometida. Por eso, ver que un hombre rompía con un pasado negro para hacer el bien y ayudar a la sociedad corrupta me ilusionó y decidí ayudar económicamente. El dinero es algo que me sobra.

 

Lo que le pasó a Vernon es culpa mía y deseo arreglarlo.

 

Arnold, no sé como lo hizo, pero consiguió atar cabos y descubrir mi identidad, dejé un rastro demasiado claro en alguna de mis donaciones a la institución de Vernon. Sin pedir nunca nada a cambio, eran donaciones anónimas o bien a través de otras fundaciones.

 

Levantó noticias sobre implicaciones de la RNO en actos que fueron subiendo de escala. Ya en 2012 básicamente Vernon Hansworth era un genio del crimen encubierto para la ley de la mayoría de países donde la R.N.O. hacia su labor social, creedme cuando os digo que el dinero me sobra, mis donaciones millonarias impulsaron el movimiento mas allá del charco. Arnold hizo públicas mis donaciones e inculpó a Vernon de encubrimiento a un terrorista. Las agencias actuaron rápido y lanzaron su bomba, “La carrera de los Mercenarios” organizada y patrocinada por R.N.O. y en cabeza, yo; ¿todavía no lo habéis adivinado?

 

Yo, soy Lucius.

 

Y Vernon se quitó la vida por culpa de Arnold Binks, no aguantó ser víctima de tantas mentiras y la carrera le mató, se lanzo al vacío desde el puente de Brooklyn. Siento que fui yo quien le empujó. Los gobiernos se aprovecharon para lanzarse contra mí y actuar contra RNO, donde solo consiguieron arrestar a jóvenes inocentes y soltarlos a los pocos días sin ni tan siquiera poderlos torturar ni nada del estilo para hacerles mentir. La RNO nunca ha acogido, entrenado, ni armado a ninguna de las personas necesitadas que fueron allí en busca de esperanza y ayuda.

 

Todas las mentiras hacen que Arnold Binks tiemble al escuchar esto, le leo cada párrafo, una y otra vez. Cuando retoco el texto le pregunto, pero solo contesta con mas ruiditos y llantinas. Te has metido en un lío, Arnold, y no vas a poder salir de una pieza.

 

Enviaré una copia de este escrito a todos los periódicos que alguna vez hayan publicado alguna mentira basada en las mentiras de Arnold, y otra copia al periodista y editor de la misma, junto con dos fotos, el antes de Arnold y el después de Arnold, para que tengan claro que o se retractan o sufrirán las mismas consecuencias. No les culpo, pero no son inocentes. A ver si tienen lo que hay que tener para decir la verdad y mostrarla al mundo.

 

Y, sí, señores chupatintas sentados en los sillones de sus despachos, estoy amenazando de muerte a personas a lo largo y ancho del globo, no vais a poder proteger a muchas de ellas, pero pueden protegerse a sí mismas con la verdad.

 

Añado que Arnold se ha vuelto a mear encima. Sabe que va a morir.

 

Por si acaso y porque no confió en que tengáis lo que hay que tener para enviar este mensaje al público, voy a publicarlo también por toda la red, como advertencia. Si no comienza a salir la verdad, publicaré las fotos.

 

Hoy 2 de febrero de 2017, comienza la cuenta atrás para detener la mentira que ha salpicado a la RNO.

 

Yo, Lucius desvinculo a la RNO de todo contacto conmigo a ojos del mundo que pronto verán con sus ojos la inocencia y buena voluntad de esta organización. Por desgracia la donación que estoy haciendo a través de la red en estos instantes será la última que haga, para que nadie pueda volver a usarlos como un arma o como una amenaza; para que la usen sabiamente y con ella ayuden a las víctimas de los gobiernos establecidos, auténticos culpables de la costra infecta que cubre este mundo.

 

Y recordad, Yo, Soy Lucius.