Jueves, 01 Julio 2004 20:25

Diablo

La corrupción no tiene límites, y menos si procede de los infiernos. Los demonios mayores promueven un plan y después del suceso de Tristán, el Señor del Terror clama venganza sobre Santuario.

Publicado en Ambientaciones